Casi todos tenemos cosméticos que usamos con frecuencia: mascarillas, cremas, exfoliantes. Solo cambiamos de fabricante si queremos algo nuevo. Pero ni siquiera la lectura atenta de las instrucciones nos salva de los errores habituales que cometemos por costumbre o por la publicidad relacionada con el cuidado de la piel.

Parches de hidrogel

Los parches se anuncian hoy como un remedio de emergencia para aliviar la hinchazón y tensar la piel al instante. Algunos fabricantes incluso prometen la reducción de las arrugas. Pero hay algunas reglas que no se deben olvidar para obtener un resultado óptimo con este producto y no dañar la piel.

  • No saques los parches del frasco con las manos. A menudo, en los anuncios, los parches se ponen bajo los ojos con los dedos. Pero si se introducen las manos en el propio frasco, la esencia con la que está saturado el material de hidrogel recibirá bacterias que se multiplicarán muy rápidamente. Por lo tanto, es mejor manipular cada parche con una espátula especial. A veces el mismo fabricante la proporciona, y si no es así, vale la pena comprar una nueva para este propósito.
  • No mantengas los parches en la cara durante mucho tiempo. ¿El fabricante recomienda mantenerlos en la cara de 15 a 20 minutos? Es por una buena razón. La cuestión es que cuando los parches den todo el producto con el que están saturados, comenzarán a absorber la humedad de la piel bajo los ojos, y esto provocará la aparición de arrugas. Por lo tanto, mantener durante mucho tiempo una máscara de este tipo o ir a la cama con ella es perjudicial, y muchos hacen caso omiso de las instrucciones.
  • No guardes los parches en el refrigerador. Algunos esteticistas aconsejan poner un paquete de parches en el frigorífico antes de utilizarlos, mientras que otros los guardan siempre allí. Los parches fríos realmente bajarán la hinchazón más rápidamente. Pero la exposición constante al frío puede reducir la eficacia de la esencia con la que se saturan los parches. Por lo tanto, lo ideal es poner el frasco con parches en el refrigerador durante unos 20 minutos antes de aplicarlos.

Cremas y mascarillas en crema

En los comerciales, ninguna mujer se arrepiente de los productos que se pone sobre la piel. Pero hasta la crema o la mascarilla más genial puede convertir tu cara en un panqueque grasiento si te excedes con la cantidad.

Curiosamente, en la publicidad, por regla general, la crema se distribuye de modo que toda la cara queda cubierta con la misma capa. Pero esto no siempre es cierto, especialmente si tienes un tipo de piel mixta o grasa. Analiza qué zonas de tu rostro están más secas que otras. Puede valer la pena aplicar más cantidad de producto en los lugares donde hay más líneas de expresión y arrugas. En término medio, una cantidad de crema del tamaño de un guisante en todo el rostro es suficiente para cualquier tipo de piel. Se debe aplicar un poco menos de crema en la zona T, ya que en esta área se genera más sebo y hay una mayor dilatación de los poros.

La misma regla se aplica a las mascarillas. Aunque el fabricante muestre en un comercial cómo una modelo publicitaria se aplica una mascarilla por todo el rostro con una capa bastante gruesa, esto no significa que sea necesario hacerlo. Es mejor aplicar una mascarilla secante en las zonas grasas, y una mascarilla nutritiva en la parte superior de la frente, las mejillas y el mentón (ya que normalmente estas zonas del rostro son más propensas a la sequedad).

Mascarillas faciales de arcilla

En los anuncios, en las instrucciones de algunos productos y en las reseñas de cosméticos, vemos constantemente que las mascarillas de arcilla se usan hasta el “fin de los tiempos”, es decir, hasta que se secan por completo e, incluso, empiezan a agrietarse. Pero esto es un error: solo dañará tu piel.

Aunque la arcilla elimina el sebo y las impurezas, mantenerla en el rostro demasiado tiempo puede absorber la humedad y resecar la piel. Además, la arcilla seca encoge la piel, lo que puede provocar arrugas en el futuro. Por lo tanto, se recomienda aplicar la mascarilla de arcilla durante poco tiempo (no más de 10 minutos) y lavarla antes de que empiece a secarse.

Mascarillas faciales de tela

El secreto más importante para la eficacia de las mascarillas faciales de tela es mantenerlas lo más pegadas posible a la cara. Es mejor dedicar más tiempo a alisar todos los pliegues y dejar que la mascarilla haga contacto con todas las zonas del rostro que aplicarla sobre la marcha, sin tener en cuenta los numerosos pliegues. Además, uno de los errores típicos de los amantes de este tipo de mascarillas es aplicarlas sobre el rostro sin limpiarlo previamente. Si no se lava la cara con el gel o la espuma, los ingredientes activos con los que está impregnada la mascarilla simplemente no penetrarán en la piel. Es deseable no saltarse las otras etapas: los tónicos prepararán la piel para la absorción de sustancias útiles, y la exfoliación eliminará las células muertas, para que nada impida el máximo efecto de la mascarilla.

Recuerda: ¡es importante leer las instrucciones con atención! Algunas mascarillas no están pensadas para su uso diario; otras deben mantenerse más tiempo o, por el contrario, menos de los 20 minutos habituales.

Limpieza facial

Los exfoliantes con partículas duras son muy perjudiciales para la piel. Los productos ácidos son mejores para eliminar las células muertas. Si prefieres la exfoliación mecánica, compra un guante de tela especial y exfolia tu piel con él, sin olvidar lavarlo con la mayor frecuencia posible.

Otro error común es pensar que la piel grasa requiere una exfoliación más frecuente. De hecho, cuanto más a menudo hagas la exfoliación en la piel de este tipo, más sebo generará. Por lo tanto, no hay que volverse adicto a las exfoliaciones y hacerlas más a menudo que 2 o 3 veces a la semana.

Si utilizas productos con ácidos, asegúrate de aplicarte un protector solar antes de salir a la calle. Las publicidades de cremas con filtros solares suelen mostrar los días calurosos de verano, pero también hay que usarlas durante los días nublados y en cualquier época del año.

Utiliza productos con filtros solares en tu cuidado diario, aunque no uses cosméticos ácidos. Esto ayudará a evitar la pigmentación y el fotoenvejecimiento en el futuro. Y recuerda que es recomendable volver a aplicar la crema cada 2 horas.

Otros errores

  • Utilizar demasiados productos seguidos. Hoy en día, el mercado ofrece tantos productos que existe una gran tentación de comprarlos todos y aplicarlos en el rostro al mismo tiempo. Pero, en primer lugar, hay componentes que simplemente no se pueden combinar entre sí. En segundo lugar, aplicar muchos cosméticos a la vez puede obstruir los poros y reducir la función protectora de la piel, aunque todas las herramientas por separado sean realmente buenas. La eficacia de absorción de la piel de casi cualquier producto es de aproximadamente un 0,3 %, por lo que no tiene sentido empapar la cara con varios sueros o cremas a la vez.
  • Frotar la cara con demasiada fuerza. Tanto los discos de algodón como las toallas normales pueden estirar la piel si se frota demasiado. Cuanto más lisos sean los discos que utilices (sin dibujos ni protuberancias), mejor. Y si utilizas un disco para desmaquillarte y aplicar productos (como el tónico), es importante que mojes el disco lo suficiente para que pueda deslizarse por tu piel sin estirarla.
  • Lavarte la cara sin prestar mucha atención a ciertas zonas. Si estás acostumbrado a hacer las cosas de la misma manera todos los días al lavarte la cara, corres el riesgo de no limpiarte bien la parte superior de la frente, debajo de la barbilla y debajo de las orejas. Así que intenta prestarles atención a estas partes del rostro también.
  • Dormir con el pelo suelto. La grasa y la suciedad del pelo pueden llegar al cutis mientras dormimos, ya que a menudo damos vueltas en la cama y frotamos la cara contra la almohada. Por lo tanto, será mejor para la piel si recoges tu cabello en una cola de caballo o una trenza por la noche.

¿Qué cosméticos utilizas a diario? ¿Sueles cometer alguno de los errores enumerados en el artículo?

No Comments
Comments to: 15 Errores De Cuidado De La Piel Que Cometemos Por Culpa De La Publicidad

Your email address will not be published.